Elysia Chlorotica: Un animal que puede hacer fotosíntesis

El reino “Animalia”, al cual pertenecen todos los animales, y el reino “Plantae”, al que pertenecen todas las plantas, son completamente diferentes y tienen diferencias muy marcadas. Sin embargo, hay un animal que perece violar las leyes de la naturaleza. El Elysia Clorótica tiene la increíble habilidad de hacer fotosíntesis, una habilidad que se creía única de las plantas. ¿Cómo puede esta criatura realizar tal hazaña? A continuación, lo detallaremos.

¿Qué es el Elysia Chlorotica?

Se trata de un tipo de babosa marina que también recibe el nombre de “Esmeralda Oriental” o “babosa esmerada”. Esta clase de babosa marina vive en el litoral norteamericano, ocupando el territorio desde Nueva Escocia, hasta Florida. Son un tipo de molusco gasterópodo opistobranquio marino. Es fácil de reconocer gracias a su color verde tan característico que obtienen de los cloroplastos contenidos en las algas que comen, que además les sirve como camuflaje. No obstante, el verde no es el único color que pueden tener, también pueden encontrase especímenes de color grisáceo o rojizo dependiendo de cuanta clorofila haya alojada en las ramas de su glándula digestiva. Su tamaño promedio es de 2 o 3 cm, pero pueden alcanzar tamaños de hasta 6 cm.

Pero lo más sorprendente de este animal es la forma en que se alimenta, ya que, puede alternar entre dos formas. Puede alimentarse de algas, o en periodos de escases de alimentos, hacer fotosíntesis igual que una planta, gracias que puede tomar para si los cloroplastos de las algas con que se alimenta.

¿Cómo puede hacer fotosíntesis la Elysa Chlorotica?

Desde la década de los 70 ya los científicos sabían que las babosas Elisa Chlorotica podían robarle los cloroplastos a las algas de las que se alimenta, específicamente a las algas stramenopile Vaucheria litorea. Sin embargo, no fue sino hasta el 2010 que se empezó a tener una visión más clara de cómo funcionan estos organismos, y en 2018 fueron avalados por un estudio publicado en julio del 2018 en la revista “Molecular Biology and Evolution”.

Según estos estudios, la Elysia Chlorotica logra sobrevivir hasta nueve meses sin alimento, realizando fotosíntesis, gracias a la simbiosis. Un mecanismo al que recurren diversos organismos cuando no cuentan con suficientes recursos en su ambiente; se trata de dos o más organismos, que pese a ser de distintas especies se asocian aportando beneficios mutuos. En el caso de la Elysia Chlorotica, la babosa acumula en sus células digestivas los plástidos de las V. litorea. Estos orgánulos fotosintetizadores pueden seguir funcionando dentro de la babosa y proveerle la energía suficiente para sobrevivir hasta encontrar más alimento.

Un hecho bastante curioso de este proceso es que, tras analizar el ADN de la babosa, se encontraron restos de los genes de la V. litorea en sus cromosomas. Lo que significa que la Elysa Chlorotica no solo tiene la increíble capacidad de almacenar los plástidos de las algas en su tracto digestivo, sin que también puede adquirir el gen necesario para reparar y mantener en funcionamiento los plástidos el tiempo necesario. El traspaso o intercambio de genes entre dos organismos recibe el nombre de transferencia de genes horizontal, y es típico de los virus y bacterias. La Elysia Chlorotica es el único organismo complejo capaz de realizar este proceso. Este descubrimiento puede incluso beneficiar a los seres humanos y abrir las puertas para mejorar la terapia genética.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: