Conoce la historia de Valentina Ramírez la “Mulan” mexicana

En el año 1998 Disney nos presentó la película “Mulan”, en donde una joven china se atreve a robar la armadura de su padre y disfrazarse de hombre para poder ingresar al ejército, arriesgando su vida para defender el honor de su familia. Pero a pesar de tener todo en contra se convierte en una gran guerrera, superando a todos sus compañeros y salvando al emperador. Sin embargo, muchas veces la realidad puede ser más sorprendente que una película, como lo es en el caso de Valentina Ramírez Avitia, quien por su valentía recibió varios apodos como “La Valentina”, “la Mulan mexicana” o “La leona de Norotal”, fue una joven mexicana que se disfrazó de hombre para sumarse a las fuerzas revolucionarias que buscaban derrocar al dictador Porfirio Díaz. Aprende más sobre esta heroína mexicana a continuación.

Historia de Valentina Ramírez

Esta historia comienza en febrero de 1893, en San Antonio, en las cercanías de Norotal, cuando nació Valentina Ramírez, quien desde muy joven manifestó a su familia que quería imitar a su padre, Norberto Ramírez, un honrado labrador y arriero de la zona, quien se había sumado a las fuerzas revolucionarias que buscaban acabar con la dictadura de Porfirio Díaz. A pesar de la negativa de su familia y la prohibición de la entrada de mujeres a las filas insurgentes, “la Mulan mexicana” jamás abandono sus ideales, y a sus 17 años, disfrazada de hombre con ropa de uno de sus hermanos y ocultando sus trenzas en un sombrero, bajo el nombre de Juan Ramírez, logro entrar a la revolución.

Con mucho esfuerzo aprendió a montar a caballo y a manejar armamento. Pero sería en la Toma de Culiacán, donde demostraría su gran valor, equipada con una carabina 30-30 y un par de tiras de cartucheras sobre su pecho igual que cualquier soldado “La leona de Norotal” fue al frente de batalla. Tras un gran desempeño mostrado en el combate de Puente Pumarejo (en Culiacán), que termino en el derrocamiento y posterior destierro del gobernador Diego Redo. Tal desempeño en el campo de batalla impresiono al oficial Ramón F. Iturbe, quien decidió otorgarle el grado de teniente a “La Valentina”. Tras ser miembro activo de la revolución por más de 5 meses, un compañero se dio cuenta de la verdad sobre “Juan Ramírez”, que era una mujer disfrazada, y fue expulsada de las filas al instante.

Un triste final para “La leona de Norotal”

Frustrada por su fracaso intento regresar a su hogar, donde lamentablemente fue rechazada por sus hermanos, quienes estaban muy molestos debido a su ausencia al momento de la muerte de su madre. Se casó con Luis Célis. Décadas más tarde, trato de acceder a una pensión como veterana de guerra por parte del estado, sin embargo, esta fue rechazada. Ya divorciada de su esposo, se vio en la necesidad de mendigar en las cercanías de la catedral. Posteriormente se ganaría la vida como una empleada doméstica y ofreciendo servicio de lavandería de ropa en su humilde casa en Sinaloa.

En el año 1969, la ya olvidada heroína de guerra fue atropellada por un auto y termino lisiada el resto de su vida. Fue internada en un ancianato en Culiacán de donde escapo al poco tiempo. Muy devota a la virgen de Guadalupe, paso sus últimos años pidiendo limosnas en las cercanías de la plaza y en el mercado de Novolato. Esta historia termina un 4 de abril de 1979, cuando Valentina Ramírez muere en el pueblo de Sinaloa. Sus restos descansan en una fosa común localizada en el Panteón Civil de Culiacán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: