Dos animales inmortales

Desde hace milenios la humanidad ha buscado sin éxito la inmortalidad, sin embargo, existen 2 animales que poseen esta increíble habilidad, se trata de la medusa Turritopsis Nutricula y la Hydra. Estas dos criaturas parecen desafiar las leyes de la naturaleza, regenerando sus células a gusto o recuperándose maravillosamente aun cuando son cortados a la mitad ¿Cómo pueden hacer esto, este par de criaturas? A continuación, te lo explicamos.

Medusa Turritopsis Nutricula

La mayoría de las medusas tienes un tiempo determinado para cada una de las etapas de su ciclo de vida, sin embargo, la apodada medusa “inmortal” (Turritopsis Nutricula) es capaz de revertir su ciclo de vida y volver a ser un pólipo cuando le sea necesario. Esto es posible gracias a que cuenta con células capaces de realizar transdiferenciación. Este es un proceso en el cual, células diferentes a las células madres, pueden transformarse en cualquier célula que sea necesaria.

Esta clase de medusas una vez alcanza cierta edad degrada sus células hasta que no queda más que un pequeño bulto de células y, como que, si se tratara de un fénix que resurge de sus cenizas, de este proceso surge un nuevo pólipo. Primero deteriora la campana y sus tentáculos, posteriormente este pequeño saco de células se depositará en el suelo marino donde producirá numerosos estolones que originarán nuevos pólipos, como que si se tratara de un ejército de clones.

Por el momento aún no se ha podido verificar este proceso en un medio natural, sin embargo, se ha podido observar en laboratorios donde una sola medusa ha realizado este proceso más de 60 veces.

Este pequeño habitante de los océanos del mundo mide menos de un centímetro, tiene más de 80 tentáculos cuando es adulta, mientras que en su juventud tiene unos 8. Su forma es como una campana alargada y un gran estómago. Estas medusas gustan de las aguas templadas y en las tropicales, así que pueden encontrarse en todos los océanos desde Colombia hasta Japón.

Hydra

Llamados de esta forma por la criatura de la mitología griega, las hydras son un tipo de hidrozoos hidroides pertenecientes a la familia Hydridae. Es una criatura con un cuerpo cilíndrico con tentáculos en un extremo, son propios del agua dulce y son depredadores. Utilizan sus tentáculos para capturar pequeñas presas. Esta especie alcanza la madures sexual a los 3 días de vida, es hermafrodita y puede reproducirse tanto de forma sexual cuando las condiciones son adversas, como de forma asexual cuando hay abundancia de alimentos, mediante “gemación”. A simple vista, esta criatura comparte muchas similitudes con otras especies, entonces ¿Qué la hace especial? Por lo general, un animal con estas características no viviría más de un mes. Sin embargo, la hydra rompe con varias reglas de la naturaleza.

Esto fue descubierto por el profesor Daniel Martínez, quien tomo un grupo de 60 especímenes para estudiar su forma de ciclo de vida, pero luego de cuatro años ninguno de ellos había muerto. El secreto de la aparente “inmortalidad” de la hydra se encuentra en su increíble capacidad regenerativa.

Esta capacidad regenerativa se debe a que las células presentes en su columna siempre están haciendo mitosis y con el paso del tiempo van siendo desplazadas hasta llegar a los extremos de la columna donde serán despojadas. Así que una célula tiene que cumplir con distintas funciones a lo largo de su vida. Por lo tanto, cuando la hydra pierde una extremidad, es capaz de regenerarla sin ningún problema. Incluso, si es cortada a la mitad, ambas partes serán capaces de desarrollar una cabeza y un pie en sus lugares correspondientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: